23 May, 2017 - 07:28  - Unregistered? Register for a user account
 

Dejá tu huella

Firmar

Menú principal

·  Inicio


  • INFORMACION DISPONIBLE

  • ·  Advocaciones
    y Temas a Tratar

    ·  Galería Multimedia
    ·  Rezo del Rosario
    ·  El Evangelio del Día
    ·  Top 10


  • RECURSOS
  • ·  Noticias
    ·  Publicar
    ·  Libro de Visitas
    ·  Descargas
    ·  Lista de Miembros
    ·  Recomiéndanos
    ·  Enlaces


  • SOPORTE
  • ·  Preguntas Frecuentes
    ·  Buscar


  • ------
  • ·  Secciones
    ·  Análisis

    Categorías

    ·  Catequesis Mariana
    ·  Consagraciones
    ·  Himnos
    ·  Historias
    ·  Letanías
    ·  Meditaciones
    ·  Noticias
    ·  Oraciones
    ·  Poesías

    En línea

    Actualmente hay 24 invitados y 0 usuarios registrados en línea.

    Puedes loguearte o crear una cuenta nueva aqui.


    Bienvenido a LaVirgenMaría.com.ar

    Ahora LaVirgenMaría.com.ar cambió de imágen. Una página renovada y más dinámica para que todos puedan participar y compartir el gran amor hacia nuestra Madre.

    En este nuevo sitio encontrará noticias actualizadas, distintas secciones, vasta información de la Virgen María y muchas novedades más.

    Además, REGISTRÁNDOSE gratuitamente, tendrá la posibilidad de acceder a un foro en donde dejar su opinión, podrá descargar archivos e imágenes, publicar su propia noticia, enviar comentarios y mensajes privados entre usuarios, y AYUDAR a que este lugar CREZCA.
    ¡GRACIAS! por acompañarnos en este esfuerzo para difundir y hacer llegar a cada persona el amor maternal que La Virgen María tiene por cada uno de nosotros.

    ¡Necesitamos de la participación de todos!

    No dejen de enviarnos sus noticias, artículos, imágenes o cualquier otra cosa que crean útil para el sitio. Si todos participamos podemos hacer de este lugar un gran centro para encontrar buena y variada información de la Santísima Virgen. Además, no se olviden de pasar por el foro y dejarnos sus opiniones o compartir algo con el resto de los miembros. No queremos que este sitio sea sólo un sitio más, sino uno que sirva de punto de encuentro y unión de toda una comunidad. ¡Suerte!


    Meditaciones :Inmaculada Concepción

    Lunes, 02 Diciembre, 2002 - 02:56 , (6372 lecturas)

    "Salve, llena de gracia, el Señor está contigo" (Lc 1, 28).

    1. - La fiesta de la Inmaculada entona perfectamente con el espíritu del Adviento; mientras la Iglesia se pre­para a la venida del Redentor, es muy justo acordarse de aquella mujer -"la Purísima"- que fue concebida sin pecado porque debía ser su madre.
    La misma promesa del Salvador está unida, más aún incluida en la promesa de esta Virgen singular. Después de haber maldecìdo a la serpiente tentadora, dijo el Se­ñor: " Pongo perpetua enemistad entre ti y lá mujer, y entre tu linaje y el suyo: éste te aplastará la cabeza" [Gn 3, 1 S). Con María comienza la lucha entre el linaje de la mujer y el linaje de la serpiente; lucha desde el primer origen de la Virgen, habiendo sido ella concebida sin mancha alguna de pecado y por lo tanto en completa oposición a Satanás. Lucha que se convertirá en hostili­dad gigantesca y se resolverá en victoria cuando Jesús, el "linaje" de María, vendrá al mundo y con su muerte destruirá el pecado. De esta manera la vocación de María ocupa un primer plano en la historia de la salvación: ella es la madre del Redentor y al mismo tiempo su primera redimida, preservada de toda sombra de culpa en previ­sión de los merecimientos de Jesús. Sin embargo, el privilegio de la Inmaculada no consiste sólo en la ausen­cia del pécado original, sino mucho más en la plenitud de su gracia. "La Madre de Jesús, que dio a luz la Vida misma que renueva todas las cosas... fue enriquecida por Dios con dones dignos de tan gran dignidad... enri­quecida desde el primer instante de su concepción con esplendores de santidad del todo singular" (LG 56). El saludo de Gabriel: "Salve, Ilena de gracia, el Señor es contigo" (Lc 1, 8) constituye el testimonio más válido de la inmaculada concepción de María, ya que no sería en sentido total "llena de gracia" si el pecado la hubiera tocado aunque no fuera más que por un levísimo instante. _TPDe esta manera la Virgen comenzó su existencia con una riqueza de gracia mucho más abundante y perfecta que la que los más grandes santos alcanzan al final de su vida. Si consideramos luego su absoluta fidelidad y su total disponibilidad para con Dios, se podrá intuir a cuá­les alturas de amor y de comunión con el Altísimo haya llegado, precediendo "con mucho a todas las crìaturas celestiales y terrenas" (LG 53).

    2. - AI texto evangélico que presenta a María como "llena de gracia" corresponde la carta de S. Pablo a los Efesios. "Bendito sea Dios... que en Cristo nos bendijo con toda bendición espiritual en los cielos, por cuanto que él nos eligió antes de la constitución del mundo para qúe fuésemos santos e inmacúlados ante él en caridad.-. para la alabanza del esplendor de su gracia" (1, 3-6). La Virgen ocupa el primer puesto en la bendición y en la elección de Dios; ya que es la única criatura santa e in­maculada en sentido pleno y absoluto. En María la ben­dición divina ha producido el fruto más hermoso y per­fecto. Y esto no sólo porque fue bendecida y elegida "en Cristo" en previsión de sus méritos, sino también en función de Cristo, para que fuese su madre.

    Hoy la Iglesia invita a sus hijos a alabar a Dios por las maravillas realizadas en esta humilde Virgen: "Can­tad al Señor un cántico nuevo porque ha obrado maravi­Ilas" (Salmo responsorial): la maravilla de háber roto la cadena del pecado de origen que tiene atados a todos los hijos de Adán, aplicando a María, antes que se llevase a efecto históricamente, la obra de salvación que Jesús, naciendo de ella, habría de realizar.

    La Virgen de Nazaret encabeza así las filas de los redimidos; con ella comienza la historia de la salvación, a la cual ellá misma colabora dando al mundo Aquel por quien los hombres serán salvados. Cuantos creen en el Salvador no hacen más que seguir a María, y tras ella y no sin su mediación han sido bendecidos y elegidos por Dios "en Cristo para ser santos e inmaculados... en caridad". Este maravillóso plan divino que se cumplió en María con una plenitud singular y privilegiada; debe realizarse también en cada uno de los creyentes según la medida establecida por el Altísimo. Para ello no tiene más que seguir cada uno en su vida el modelo de María, imitándola en su fidelidad a la gracia y en su incesante apertura y entrega a Dios. Y así como la plenitud de gracia de María floreció en plenitud de amor a Dios y a los hombres., también en los creyentes la gracia debe madurar en frutos de caridad hacia Dios y hacia los hombres, para gloria del Altísimo y aumento de la Iglesia.

    Es muy justo y conveniente, Dios todopoderoso, que te demos gracias y que con la ayuda de tu poder celebremos la fiesta de la Bienaventurada Virgen María. Pues de su sacrificio flore­ció la espiga que luego nos alimentó con el Pan de los ángeles. Eva devoró la manzana del pecado, pero María nos restituyó el dulce fruto del Salvador. ¡Cuán diferentes son las empresas de la serpiente y las de la Virgen! De aquélla provino el veneno que nos separó de Dios; en María se iniciaron los misterios de nuestra redención. Por causa de Eva prevaleció la maldad del tentador; en María encontró el Salvador una cooperadora. Eva con el pecado mató a su propia prole; pero ésta resucitó en María por gracia del Creador que sacó a la humana natu­raleza de la esclavitud, devoviéndola a la antigua libertad. Cuanto perdimos en nuestro común padre Adán, lo hemos re­cobrado en Cristo. (Prefacio Ambrosiano).

    Por medio de ti podamos llegar a tu Hijo, ¡oh bendita Vir­gen!, qué hallaste la gracia, Madre de la vida, Madre de la salud, para que por ti nos reciba el que por ti sé nos dio a nosotros.
    Excuse delante del mismo tu integridad las culpas de nues­tra corrupción, y tu humildad tan grata a Dios alcance el perdón de nuestra vanidad.
    La copiosa caridad tuya cubra la muchedumbre de nuestrós pecados, y tu fecundidad gloriosa nos dé la fecundidad de las buenas obras.
    Señora nuestra, mediadora nuestra, abogada nuestra, recon­cílianos con tu Hijo, encomiéndanos a tu Hijo, preséntanos a tu Hijo.
    Haz, ¡oh bendita!, por la gracia que hallaste, por el privi­legio que mereciste, por la misericordia que diste a luz, que Aquel que por medio de ti se dignó hacerse participante de nuestra enfermedad y miseria, por tu intércesión también nos haga participantes de su gloria y bienaventuranza. [S. BERNAR­DO, In adventu Domini).
    La siguiente meditación fue seleccionada de la obra "Intimidad divina" escrito por el P. Gabriele
    Virgen María
     Mandar por e-mail este artículo Enviar esta historia a un amigo | Imprimir este artículo Versión imprimible

    Galería Multimedia

    La Virgen María según los niño



    ...Frase...

    La oración perfecta no consiste en un gran numero de palabras, sino en el fervor del deseo que animaba el corazón de Jesús.

    -- Madre Teresa de Calcuta

    Información relacionada


    La noticia más leída en relación al tema Virgen María:
    La Virgen María según los niños

    Entrar en Tu Cuenta





     


     ¿Has perdido tu contraseña?
     ¿Nuevo usuario? ¡Registrate!


    Importante: Por decreto de la Santa Congregación para la Doctrina de la Fe (aprobado por el Papa Paulo VI el 14 de Octubre de 1966) ya no es más necesario el Nihil Obstat ni el Imprimatur para publicaciones que tratan de revelaciones privadas en tanto no contengan nada contrario a la fe y la moral. Para leer el decreto haga clic aquí. Todos los logos y marcas registradas en este sitio son propiedad de sus respectivos dueños. Los comentarios son propiedad de quienes los publicaron, todo el resto propiedad de LaVirgenMaría.com.ar. Si se ha publicado algo de su autoría sin el correspondiente permiso por favor comuníquelo al instante para su corrección. LaVirgenMaría.com.ar, Buenos Aires, Argentina.

    botname Other