23 Nov, 2017 - 06:32  - Unregistered? Register for a user account
 

Dejá tu huella

Firmar

Menú principal

·  Inicio


  • INFORMACION DISPONIBLE

  • ·  Advocaciones
    y Temas a Tratar

    ·  Galería Multimedia
    ·  Rezo del Rosario
    ·  El Evangelio del Día
    ·  Top 10


  • RECURSOS
  • ·  Noticias
    ·  Publicar
    ·  Libro de Visitas
    ·  Descargas
    ·  Lista de Miembros
    ·  Recomiéndanos
    ·  Enlaces


  • SOPORTE
  • ·  Preguntas Frecuentes
    ·  Buscar


  • ------
  • ·  Secciones
    ·  Análisis

    Categorías

    ·  Catequesis Mariana
    ·  Consagraciones
    ·  Himnos
    ·  Historias
    ·  Letanías
    ·  Meditaciones
    ·  Noticias
    ·  Oraciones
    ·  Poesías

    En línea

    Actualmente hay 17 invitados y 0 usuarios registrados en línea.

    Puedes loguearte o crear una cuenta nueva aqui.


    Bienvenido a LaVirgenMaría.com.ar

    Ahora LaVirgenMaría.com.ar cambió de imágen. Una página renovada y más dinámica para que todos puedan participar y compartir el gran amor hacia nuestra Madre.

    En este nuevo sitio encontrará noticias actualizadas, distintas secciones, vasta información de la Virgen María y muchas novedades más.

    Además, REGISTRÁNDOSE gratuitamente, tendrá la posibilidad de acceder a un foro en donde dejar su opinión, podrá descargar archivos e imágenes, publicar su propia noticia, enviar comentarios y mensajes privados entre usuarios, y AYUDAR a que este lugar CREZCA.
    ¡GRACIAS! por acompañarnos en este esfuerzo para difundir y hacer llegar a cada persona el amor maternal que La Virgen María tiene por cada uno de nosotros.

    ¡Necesitamos de la participación de todos!

    No dejen de enviarnos sus noticias, artículos, imágenes o cualquier otra cosa que crean útil para el sitio. Si todos participamos podemos hacer de este lugar un gran centro para encontrar buena y variada información de la Santísima Virgen. Además, no se olviden de pasar por el foro y dejarnos sus opiniones o compartir algo con el resto de los miembros. No queremos que este sitio sea sólo un sitio más, sino uno que sirva de punto de encuentro y unión de toda una comunidad. ¡Suerte!


    Catequesis Mariana :Esperanza de la Iglesia y la humanidad

    Miércoles, 12 Junio, 2002 - 05:40 , (4644 lecturas)

    María es la estrella de esperanza para la Iglesia y para la humanidad - Homilía en la fiesta de la Asunción de la Virgen María - - 15 de agosto de 1998 - 1. «Â¡Bienaventurada la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» (Lc 1, 45). Con estas palabras Isabel acogió a María, que había ido a visitarla. Esta misma bienaventuranza resuena en el cielo y en la tierra, de generación en generación (cf. Lc 1, 48), y, de modo singular, en la solemne celebración de hoy. María es bienaventurada porque creyó enseguida en la palabra del Señor, porque acogió sin vacilaciones la voluntad del Altísimo, que le había manifestado el ángel en la Anunciación. _TPPodríamos ver en el viaje de María desde Nazaret hasta Ain Karim, que nos relata el evangelio de hoy, una prefiguración de su singular viaje espiritual que, comenzando con el «sí» del día de la Anunciación culmina precisamente en la Asunción al cielo en cuerpo y alma. Se trata de un itinerario hacia Dios, iluminado y sostenido siempre por la fe. El concilio Vaticano II afirma que María «avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz» (Lumen gentium, 58). Por eso ella con su incomparable belleza, agradó tanto al Rey del universo, que ahora, plenamente asociada a él en cuerpo y alma, resplandece como Reina a su derecha (cf. Salmo responsorial). 2. En la solemnidad de hoy, la liturgia nos invita a todos a contemplar a María como la «mujer vestida de sol, con la luna por pedestal, coronada con doce estrellas» (Ap 12, 1). En ella resplandece la victoria de Cristo sobre satanás, representado en el lenguaje apocalíptico como «un enorme dragón rojo» (Ap 12, 3). Esta visión gloriosa y al mismo tiempo dramática recuerda a la Iglesia de todos los tiempos su destino de luz en el reino de los cielos y la consuela en las pruebas que debe afrontar durante su peregrinación terrena. Mientras dure este mundo, la historia será siempre teatro del enfrentamiento entre Dios y satanás, entre el bien y el mal, entre la gracia y el pecado, entre la vida y la muerte. También los acontecimientos de este siglo que ya está llegando a su fin testimonian con extraordinaria elocuencia la profundidad de esta lucha que marca la historia de los pueblos, pero también el corazón de cada hombre y de cada mujer. Ahora bien, el anuncio pascual que acaba de resonar en las palabras del apóstol Pablo (cf. 1 Co 15, 20), es fundamento de esperanza segura para todos. María santísima elevada al cielo es imagen luminosa de ese misterio y de esa esperanza. 3. Durante este segundo año de preparación inmediata para el gran jubileo del año 2000 he querido invitar a los creyentes a estar más atentos a la presencia y a la acción del Espíritu Santo, y a «redescubrir la virtud teologal de la esperanza» (Tertio millennio adveniente, 46). María, glorificada en su cuerpo, se presenta hoy como estrella de esperanza para la Iglesia y para la humanidad en camino hacia el tercer milenio cristiano. Su altura sublime no la aleja de su pueblo y de los problemas del mundo; por el contrario, le permite velar eficazmente sobre los acontecimientos humanos con la misma solicitud atenta con que logró que Jesús hiciera su primer milagro durante las bodas de Caná. El Apocalipsis afirma que la mujer vestida de sol «estaba encinta y gritaba con los dolores del parto» (Ap 12, 2). Esto nos hace pensar en una página del apóstol Pablo de importancia fundamental para la teología cristiana de la esperanza. En la carta a los Romanos leemos: «Sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto. Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos en nuestro interior suspirando por la adopción, por la redención de nuestro cuerpo. Porque en esperanza hemos sido salvados» (Rm 8, 22-24). Mientras celebramos su Asunción al cielo en cuerpo y alma, pidamos a María que ayude a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo a vivir con fe y esperanza en este mundo, buscando en todas las cosas el reino de Dios; que ayude a los creyentes a abrirse a la presencia y a la acción del Espíritu Santo, Espíritu creador y renovador, capaz de transformar los corazones; y que ilumine las mentes sobre el destino que nos espera, sobre la dignidad de toda persona y sobre la nobleza del cuerpo humano. María, elevada al cielo, ¡muéstrate a todos como Madre de esperanza! ¡Muéstrate a todos como Reina de la civilización del amor! Juan Pablo II
     Mandar por e-mail este artículo Enviar esta historia a un amigo | Imprimir este artículo Versión imprimible

    Galería Multimedia

    Nuestra Señora del Rosario de

    Nuestra Señora del Rosari

    ...Frase...

    Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos será el reino de los cielos.

    -- Jesús, Mateo 5:3

    Información relacionada


    La noticia más leída en relación al tema Juan Pablo II:
    Nuevo rezo del rosario

    Entrar en Tu Cuenta





     


     ¿Has perdido tu contraseña?
     ¿Nuevo usuario? ¡Registrate!


    Importante: Por decreto de la Santa Congregación para la Doctrina de la Fe (aprobado por el Papa Paulo VI el 14 de Octubre de 1966) ya no es más necesario el Nihil Obstat ni el Imprimatur para publicaciones que tratan de revelaciones privadas en tanto no contengan nada contrario a la fe y la moral. Para leer el decreto haga clic aquí. Todos los logos y marcas registradas en este sitio son propiedad de sus respectivos dueños. Los comentarios son propiedad de quienes los publicaron, todo el resto propiedad de LaVirgenMaría.com.ar. Si se ha publicado algo de su autoría sin el correspondiente permiso por favor comuníquelo al instante para su corrección. LaVirgenMaría.com.ar, Buenos Aires, Argentina.

    botname Other