12 Dic, 2017 - 10:17  - Unregistered? Register for a user account
 

Dejá tu huella

Firmar

Menú principal

·  Inicio


  • INFORMACION DISPONIBLE

  • ·  Advocaciones
    y Temas a Tratar

    ·  Galería Multimedia
    ·  Rezo del Rosario
    ·  El Evangelio del Día
    ·  Top 10


  • RECURSOS
  • ·  Noticias
    ·  Publicar
    ·  Libro de Visitas
    ·  Descargas
    ·  Lista de Miembros
    ·  Recomiéndanos
    ·  Enlaces


  • SOPORTE
  • ·  Preguntas Frecuentes
    ·  Buscar


  • ------
  • ·  Secciones
    ·  Análisis

    Categorías

    ·  Catequesis Mariana
    ·  Consagraciones
    ·  Himnos
    ·  Historias
    ·  Letanías
    ·  Meditaciones
    ·  Noticias
    ·  Oraciones
    ·  Poesías

    En línea

    Actualmente hay 21 invitados y 0 usuarios registrados en línea.

    Puedes loguearte o crear una cuenta nueva aqui.


    Bienvenido a LaVirgenMaría.com.ar

    Ahora LaVirgenMaría.com.ar cambió de imágen. Una página renovada y más dinámica para que todos puedan participar y compartir el gran amor hacia nuestra Madre.

    En este nuevo sitio encontrará noticias actualizadas, distintas secciones, vasta información de la Virgen María y muchas novedades más.

    Además, REGISTRÁNDOSE gratuitamente, tendrá la posibilidad de acceder a un foro en donde dejar su opinión, podrá descargar archivos e imágenes, publicar su propia noticia, enviar comentarios y mensajes privados entre usuarios, y AYUDAR a que este lugar CREZCA.
    ¡GRACIAS! por acompañarnos en este esfuerzo para difundir y hacer llegar a cada persona el amor maternal que La Virgen María tiene por cada uno de nosotros.

    ¡Necesitamos de la participación de todos!

    No dejen de enviarnos sus noticias, artículos, imágenes o cualquier otra cosa que crean útil para el sitio. Si todos participamos podemos hacer de este lugar un gran centro para encontrar buena y variada información de la Santísima Virgen. Además, no se olviden de pasar por el foro y dejarnos sus opiniones o compartir algo con el resto de los miembros. No queremos que este sitio sea sólo un sitio más, sino uno que sirva de punto de encuentro y unión de toda una comunidad. ¡Suerte!


    Categoría: Meditaciones

    Los artículos publicados en esta categoría son los siguientes.

        12   >

     Inmaculada Concepción 6435 lecturas
    virgenmaria "Salve, llena de gracia, el Señor está contigo" (Lc 1, 28).

    1. - La fiesta de la Inmaculada entona perfectamente con el espíritu del Adviento; mientras la Iglesia se pre­para a la venida del Redentor, es muy justo acordarse de aquella mujer -"la Purísima"- que fue concebida sin pecado porque debía ser su madre.
    La misma promesa del Salvador está unida, más aún incluida en la promesa de esta Virgen singular. Después de haber maldecìdo a la serpiente tentadora, dijo el Se­ñor: " Pongo perpetua enemistad entre ti y lá mujer, y entre tu linaje y el suyo: éste te aplastará la cabeza" [Gn 3, 1 S). Con María comienza la lucha entre el linaje de la mujer y el linaje de la serpiente; lucha desde el primer origen de la Virgen, habiendo sido ella concebida sin mancha alguna de pecado y por lo tanto en completa oposición a Satanás. Lucha que se convertirá en hostili­dad gigantesca y se resolverá en victoria cuando Jesús, el "linaje" de María, vendrá al mundo y con su muerte destruirá el pecado. De esta manera la vocación de María ocupa un primer plano en la historia de la salvación: ella es la madre del Redentor y al mismo tiempo su primera redimida, preservada de toda sombra de culpa en previ­sión de los merecimientos de Jesús. Sin embargo, el privilegio de la Inmaculada no consiste sólo en la ausen­cia del pécado original, sino mucho más en la plenitud de su gracia. "La Madre de Jesús, que dio a luz la Vida misma que renueva todas las cosas... fue enriquecida por Dios con dones dignos de tan gran dignidad... enri­quecida desde el primer instante de su concepción con esplendores de santidad del todo singular" (LG 56). El saludo de Gabriel: "Salve, Ilena de gracia, el Señor es contigo" (Lc 1, 8) constituye el testimonio más válido de la inmaculada concepción de María, ya que no sería en sentido total "llena de gracia" si el pecado la hubiera tocado aunque no fuera más que por un levísimo instante.

     Enviado por hugogmg en Lunes, 02 Diciembre, 2002 Leer el artículo completo: 'Inmaculada Concepción'   

     No te olvides 2639 lecturas
    Varios Cuando te levantabas esta mañana, te observaba y esperaba que me hablaras, aunque fuera unas cuantas palabras, preguntando mi opinión o agradeciéndome por algo muy bueno que te haya sucedido ayer. Pero note que estabas muy ocupado buscando la ropa adecuada para ponerte e ir a tu trabajo. Seguí esperando de nuevo, mientras corrías por la casa arreglándote... Supe que habría que esperar unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras "Hola", pero estabas demasiado ocupado. Te observe mientras ibas rumbo al trabajo y espere pacientemente todo el día. Con todas tus actividades, supongo, que estabas demasiado ocupado para decirme algo. Pero esta bien aun me queda tiempo. Después encendiste el televisor, espere pacientemente mientras veías la televisión, y después cenabas, pero nuevamente te olvidaste de hablar conmigo y nada. A la hora de dormir, creo que ya estabas muy cansado. Después de decirle buenas noches a tu familia, caíste en tu cama y casi inmediato te dormiste, no hay problema, porque quizás no te das cuenta que siempre estaré para ti. Tengo más paciencia de la que te imaginas. También quisiera enseñarte como tener paciencia para con otros. Te amo tanto que espero todos los días por una oración, un pensamiento o un poco de gratitud de tu corazón. Bueno, tú té estas levantando de nuevo, y otra vez esperare sin nada más que mi amor por ti, esperando que le día de hoy me dediques un poco de tiempo. ¡¡¡Que tengas un buen día!!! Tu amigo Jesús de Nazaret PD: tendrás suficiente tiempo como para enviar esto a otra persona.

     Enviado por Hugo Gómez Mac Grego en Domingo, 09 Junio, 2002   

     Para la reflexión - Mario Samayoa - México 1976 4427 lecturas
    Varios A Dios pedí fuerza para grandes logros, me hizo débil para que aprendiera, humildemente a obedecer. Pedí salud para poder hacer cosas grandes, me dio enfermedad para poder hacer cosas buenas. Pedí riquezas para poder ser feliz, me dio pobreza para poder ser sabio. Pedí poder para obtener las alabanzas del hombre, me dio debilidad para sentir la necesidad de Dios. Pedí poder para disfrutar de la vida, me concedió la vida para poder disfrutar de todo. No recibí nada de lo que pedí, pero me otorgado todo lo que necesité. Me fueron concedidas las peticiones que no hice, Yo, entre los hombres, soy el más afortunado.

     Enviado por Hugo Gómez Mac Grego en Domingo, 09 Junio, 2002   

     Sufrimiento 4387 lecturas
    Varios Sufrimiento; ¿Qué podemos decir de él?, seguramente muchas cosas pero si hay algo que todos sabemos y concordamos es que a todos nos alcanza, forma parte de la vida de todo hombre. Nuestra vida puede ser comparada con un camino. Un camino que tiene como meta el valor más grande y principal, y por el cual fuimos creado: alcanzar a Dios. Es un camino duro en el que tenemos que transitar, enfrentando las dificultades que se nos presentan (muchas veces dolorosas) que se ven reflejadas en lo que llamamos nuestra cruz o cáliz. Esta es una cruz que debe llegar con nosotros hasta el final ya que fue diseñada especialmente para nosotros: no pesa ni un gramo de más ni un gramo de menos del que cada uno puede cambiar. Jesús es el perfecto modelo: hace dos mil, debió cargar heroicamente con una pesada cruz, la del salvarnos del pecado. Al realizar el más grande acto de amor, alcanzó su meta luego de transitar por un camino muy dificultoso. Como hombre, también le costó realizar su camino y más de una vez cayó; pero sin embargo, se levantó y continuó adelante para cumplir con la misión que su Padre le había asignado, puso la voluntad de Dios antes que la suya: "Padre mío, si es posible, que pase lejos de mi este cáliz, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya". Con estas palabras, Jesús nos muestra que el sufrimiento también le pesó, pero aún así, tuvo valor para continuar. Nunca debemos olvidaros del que esta al lado nuestro, del prójimo que también puede estar sufriendo. Muchas veces, pensamos que estamos pasando por un momento durísimo y que nuestro sufrimiento es el más grande; muchas veces pensamos esto, hasta que vemos al otro que también sufre. Entonces espontáneamente, nuestro dolor se hace más leve, la pene disminuye, porque al importarnos por el otro, dejamos de pensar en nosotros mismos.

     Enviado por Hugo Gómez Mac Grego en Domingo, 09 Junio, 2002   

     La oración en palabras de la Madre Teresa 5768 lecturas
    Varios "Mi secreto es simple. Rezo" "Aprendan a disfrutar de la oración, sientan la necesidad de rezar varias veces durante el día, y tómense el trabajo de hacerlo. Si quieren rezar mejor, tienen que rezar más. La oración agranda nuestro corazón. Hagámoslo hasta que sea capaz de contener el regalo que Dios nos hace de si mismo. Pidan y busquen, y sus corazones crecerán lo suficiente como para recibirlo a El y conservarlo para siempre." "Mi secreto es de lo más simple. Rezo y a través de mi oración me convierto en alguien que ama a Cristo, y veo que rezarle es amarlo, y eso significa cumplir con su Palabra"

     Enviado por Hugo Gómez Mac Grego en Domingo, 09 Junio, 2002 Leer el artículo completo: 'La oración en palabras de la Madre Teresa'   

     La oración en secreto (Mt 6, 5-6) 4344 lecturas
    Varios Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pié en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Tu, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

     Enviado por Hugo Gómez Mac Grego en Domingo, 09 Junio, 2002 Leer el artículo completo: 'La oración en secreto (Mt 6, 5-6)'   

     El silencio en la oración 4554 lecturas
    Varios Estamos sumergidos en el ruido, en el bullicio, en las palabras. Pero en la vida es importante también el silencio. En el silencio de tu corazón que reza o calla, que canta o llora, que teme o espera, vos podes encontrar una luz que te ilumine, podes entender mejo muchas cosas, podes encontrar a Dios. Dios, en efecto, es una amigo del silencio. Y la sed de Dios se siente más fuertemente en el silencio. En el silencio se adivina el misterio, se realiza el conocimiento más autentico, se percibe el perfume delicado de Dios. Nunca como hoy se necesita gente que ame el silencio. Basta, a veces, un poca de silencio para aprender nuevamente a amar la vida.

     Enviado por Hugo Gómez Mac Grego en Domingo, 09 Junio, 2002   

     Quince minutos en compañía de Jesús sacramentado 9085 lecturas
    Jesús No es preciso, hijo mío, saber mucho para agradarme mucho; basta que me ames con fervor. Háblame, pues, aquí sencillamente, como hablarías al más intimo de tus amigos, como hablarías a tu madre, a tu hermano. ¿Necesitas hacerme en favor de alguien una súplica cualquiera? Decime su nombre, bien sea el de tus padres, bien el de tus hermanos o amigos; dime enseguida que quisiera que hiciese actualmente por ellos. Pide mucho, mucho; no vaciles en pedir, me gustan los corazones generosos que llegan a olvidarse, en cierto modo, de si mismos, para atender a las necesidades ajenas. Háblame, pues, con sencillez, sin palabras rebuscadas, de los pobres a quienes quieras consolar, de los enfermos a quienes ves padecer; de los extraviados que anhelas volver al buen camino; de los amigos ausentes que quisieras ver a tu lado. Dime por todos una palabra siquiera, pero palabra de amigo; palabra entrañable y fervorosa. Recuérdame que he prometido escuchar toda súplica que salga del corazón; ¿Y no ha de salir del corazón el ruego que me dirijas por aquellos a quien tu corazón especialmente ama? ¿Y para ti no necesitas alguna gracia?

     Enviado por Hugo Gómez Mac Grego en Domingo, 09 Junio, 2002 Leer el artículo completo: 'Quince minutos en compañía de Jesús sacramentado'   

     El Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad 12150 lecturas
    EspírituSanto El Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad, es Dios. Verdadero Dios como lo son el Padre y el Hijo. Es el Amor del Padre y el Hijo.

    Cristo prometió que este Espíritu de Verdad iba a venir y moraría dentro de nosotros. "Yo rogaré al Padre y les dará otro Intercesor que permanecerá siempre con ustedes. Este es el Espíritu de Verdad que el mundo no puede recibir porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes saben que él permanece con ustedes, y estará en ustedes" (Jn 14, 16-17)

     Enviado por Mónica Lagos en Domingo, 02 Junio, 2002 Leer el artículo completo: 'El Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad'   

     Bendecido 3122 lecturas
    Varios Tú eres bendecido si te despertaste esta mañana con mas salud que enfermedad, eres mas bendecido que los millones que no sobrevivirán esta semana. Si tu nunca has experimentado el peligro de la batalla, la soledad de la prisión, la agonía de la tortura, el dolor penetrante del hambre, estas mucho mejor que 600 millones de personas en el mundo. Si puedes asistir a reuniones religiosas sin temor al acoso, arresto, tortura o muerte, eres mas bendecido que tres mil millones de personas en el mundo.

     Enviado por Moni en Domingo, 02 Junio, 2002 Leer el artículo completo: 'Bendecido'   

        12   >


    Otras Publicaciones



    Galería Multimedia

    La Virgen en sus distintas adv
    Imagen JPEG
    Inmaculada
    Imagen JPEG

    ...Frase...

    El premio con que Dios recompenza nuestra abnegación es Él mismo.

    -- Madre Teresa de Calcuta

    Entrar en Tu Cuenta





     


     ¿Has perdido tu contraseña?
     ¿Nuevo usuario? ¡Registrate!


    Importante: Por decreto de la Santa Congregación para la Doctrina de la Fe (aprobado por el Papa Paulo VI el 14 de Octubre de 1966) ya no es más necesario el Nihil Obstat ni el Imprimatur para publicaciones que tratan de revelaciones privadas en tanto no contengan nada contrario a la fe y la moral. Para leer el decreto haga clic aquí. Todos los logos y marcas registradas en este sitio son propiedad de sus respectivos dueños. Los comentarios son propiedad de quienes los publicaron, todo el resto propiedad de LaVirgenMaría.com.ar. Si se ha publicado algo de su autoría sin el correspondiente permiso por favor comuníquelo al instante para su corrección. LaVirgenMaría.com.ar, Buenos Aires, Argentina.

    botname Other